in

“Ya no hay estrellas de cine y estrellas de televisión”

El presidente de la Academia de Televisión de Hollywood, Maury McIntyre, habla esta entrevista sobre cómo la televisión global y el ‘streaming’ han cambiado los premios Emmy

La alfombra roja de los premios Emmy solía estar llena de actores y directores que, salvo excepciones, eran poco conocidos fuera de Estados Unidos. Eran, además, actores de televisión. El cine era global, la televisión era de cada sitio. La televisión online ha globalizado el contenido a toda velocidad. Hoy día es posible haber visto más series nominadas a mejor drama que filmes nominados al Oscar a la mejor película. “La televisión es prácticamente el centro de los medios en el mundo, y los Emmy están a la cabeza en términos de reconocer esa realidad”, dice Maury McIntyre, presidente y CEO de la Academia de la Televisión de Estados Unidos.

McIntyre, un exejecutivo de Disney y Fox que ocupa este puesto desde 2014, atendió a durante la presentación de la cena de gala que sigue a los premios, entre platos del restaurante Patina, del chef Joachim Splichal, cócteles especiales del barman de Hollywood, Charles Joly, espumosos italianos, café de Colombia y champán californiano. Una fiesta que este domingo, tras la edición número 71 de los Emmy, tendrá una clase de star power que hasta hace pocos años estaba reservado para los premios de cine o de la música, en términos de repercusión mundial de su trabajo.

Hace solo 20 años el premio al mejor drama lo ganó El abogado (The practice), una serie de la cadena ABC. Aquel año estaba nominada una extraña serie de culto llamada Los Soprano, una de esas que no veía nadie porque estaban en el canal de pago HBO y con difícil distribución fuera de EE UU. El premio tenía sentido. Los Emmy eran un espectáculo norteamericano para productos norteamericanos cuyo éxito o fracaso lo juzgaba un público norteamericano, con anuncios y después de cenar. “Estaba centrado en unas pocas cadenas de televisión”, reconoce McIntyre. Ahora esos productos son globales, y con ellos, los Emmy.

“Creo que el mérito de eso es de grandes estudios como HBO o Netflix que ahora son mundiales, en términos de la forma en que distribuyen su contenido”, reflexiona sobre los nuvos medios de distribución. “La gente se va esos shows. Stranger Things puede ser un acontecimiento enorme en todo el mundo. Juego de tronos, claramente. Incluso algunos de nuestros programas de telerrealidad. Estamos rescatando formatos de la escena internacional. En Estados Unidos estamos reconociendo la verdadera naturaleza global de la televisión y de las historias. La gente está reconociendo que las buenas historias son globales y da igual en qué idioma estén”.

La televisión “está todavía evolucionando”, dice McIntyre. “Creo que todavía está creciendo a trompicones. Este año saldrán Apple y Disney. Nunca ha habido un momento más emocionante para trabajar en televisión y nunca hemos visto tanta calidad como ahora. Así que por supuesto que atrae star power de primer nivel”. La nueva televisión online y global no solo está creando estrellas entre los actores, sino también “escritores, productores y chavales en la calle con un teléfono grabando lo que hacen en su día a día”.

Los actores más conocidos del cine hacen televisión. Los actores de televisión se hacen mundialmente famosos y saltan al cine. Se hacen películas de series y series de películas. “Creo que ya no puedes decir que alguien es una estrella de cine o de televisión. Eres una estrella y cuentas grandes historias. Y puedes elegir el medio. Si quieres hacerlo en un formato más corto y enseñarlo en un cine, estupendo. Si quieres tener más flexibilidad en términos de cómo cuentas la historia y cómo se distribuye, ven a la televisión, tenemos un sitio para ti”.

What do you think?

0 points
Upvote Downvote

Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Loading…

0

Comments

0 comments

¿Qué ver hoy en TV? | Viernes 20 de septiembre de 2019

‘Friends’, una amistad de las de verdad