in

Sánchez, dispuesto a ir a la investidura sin apoyos cerrados

Ábalos sostiene que quiere acordar con Podemos una «agenda social» y con fuerzas como PP y Cs cuestiones de «carácter nacional» como la unidad territorial

Pedro Sánchez no dilatará 'sine die' su investidura. El secretario de Organización del PSOE, José Luis Ábalos, ha asegurado hoy que el presidente del Gobierno en funciones someterá «en breve» su programa a la confianza del Congreso de los diputados aunque no tenga garantizados los apoyos necesarios para conseguirla. Con ese gesto, los socialistas aspiran a aumentar la presión sobre el resto de fuerzas políticas de cara a las negociaciones.

En la práctica, la amenaza del PSOE implica arriesgarse a una investidura fallida. Si eso ocurriera la Constitución dicta en su artículo 99 que se abriría un plazo de dos meses durante el que podría haber nuevos intentos. Transcurrido ese periodo, si no hubiera acuerdo, el Rey tendría que disolver las Cortes y convocar nuevas elecciones con el refrendo del presidente (en este caso, la presidenta) del Congreso, Meritxell Batet.

El planteamiento de los socialistas es, en todo caso, que no sea llegaría a tanto porque nadie, tampoco ellos, desea otros comicios. «¿Cómo va a querer elecciones el que las ha ganado? Nosotros estamos muy agradecidos a quien nos ha votado», ha argumentado Ábalos. El hecho de que se activara ya la cuenta atrás para una eventual cita con las urnas (el reloj no empieza a correr hasta que no hay una primera votación) podría hacer, pues, que algunos partidos resten valor a condicionantes que ahora les parecen esenciales. «No vamos a entrar -ha insistido el número tres del partido- en una espiral de condicionar la investidura a que haya o no apoyos».

En cierto modo, es una respuesta a Pablo Iglesias que en varias ocasiones ha advertido ya contra a un 'chantaje' de ese tipo e insiste en que se de cabida a su formación en el Gobierno si quiere contar con sus votos. Ábalos, que la semana pasada no descartó que pueda haber ministros de Unidas Podemos en el Ejecutivo, ha argumentado hoy que el «Gobierno de cooperación» del que habló el líder del partido de extrema izquierda con Sánchez en su primer encuentro oficial para la investidura «no tiene por qué ser en absoluto un gobierno de coalición».

Además, ha insistido en reclamar a PP y Ciudadanos que se abstengan para no bloquear la legislatura. Y ha dejado claro que esperan que lo hagan gratis. «Les ofrecemos lo que ellos están pidiendo: que empiece la legislatura», ha aducido. Sin embargo, también ha apuntado que con Podemos querría acordar una «agenda social» y con estas otras fuerzas asuntos «de carácter nacional» que pueden afectar a las instituciones o a asuntos como la «unidad territorial del país«.

Los socialistas contemplan ya desde hace días, por otro lado, que sea Esquerra quien les acabe sacando las castañas del fuego con una abstención que, aseguran, no pretenden negociar. La semana pasada el portavoz del partido secesionista en el Congreso, Gabriel Rufián, se mostró dispuesto a hacerlo, pero Ábalos ha admitido que la «experiencia» aconseja no dar nada por sentado. En todo caso, ha pedido a este y a otros partidos que no mezclen lo que ha podido ocurrir en algunos pueblos -en este caso en la ciudad de Barcelona, donde el PSC dio su apoyo a Ada Coalu para evitar que Esquerra se hiciera con la alcaldía- con la gobernabilidad de la nación. «No nos podemos plantear un proyecto de país a base de situaciones locales», ha dicho.

What do you think?

0 points
Upvote Downvote

Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Loading…

0

Comments

0 comments

Ciudadanos rompe con Valls en Barcelona por su apoyo a Colau

Un alcalde electo, del PP, cede la alcaldía a su esposa, del PSOE, en un pueblo de Guadalajara