in

División en la CDU ante la elección del sucesor de Merkel

La canciller alemana y líder de la Unión Demócrata Cristiana (CDU), Angela Merkel (R), habla con la Secretaria General de la Unión Demócrata Cristiana (CDU), Annegret Kramp-Karrenbauer –

Las encuestas señalan que la candidata que cuenta con más apoyos es la actual secretaria general de la CDU, Annegret Kramp-Karrenbauer, con el 33% o en 36%

Los 1.001 delegados de la Unión Cristianodemócrata (CDU) que han ido llegando a Hamburgo se han encontrado con chocolates de San Nicolás como regalo de bienvenida. Merkel ha dado las gracias a la organización por el detalle, «pero sobre todo doy las gracias a la CDU por este tiempo», ha dicho tras 18 años al frente del partido. «Este va a ser un congreso muy emocionante», ha dicho a su llegada, «estoy naturalmente emocionada». La canciller alemana ha subrayado que lo que veremos los próximos días en Hamburgo «es democracia pura» y ha señalado que los delegados conservadores «tienen por delante la importante tarea de fijar el rumbo del futuro equipo directivo», comenzando a distanciarse de la CDU tal y como ha prometido a los candidatos. «Estoy agradecida por este largo, largo tiempo que dejo atrás y estoy deseando poder continuar mi trabajo como canciller», han sido sus palabras.

A partir de la votación del sucesor de Merkel, que tendrá lugar en la tarde del viernes, Merkel se concentrará en las tareas de gobierno sin interferir ya en los asuntos de partido. Las encuestas señalan que la candidata que cuenta con más apoyos es la actual secretaria general de la CDU, Annegret Kramp-Karrenbauer, con el 33% o en 36% según las diversas fuetes y por delante del ex líder de la facción conservadora y representante del ala más a la derecha, Friedrich Merz, que obtiene entre el 24% y el 26%. Pero en los pasillos de la Casa Konrad Adenauer de Berlín, la sede central del partido, se da por hecho que Merz contará con más apoyos. «Las encuestas muestran un estado de opinión, pero los delegados votarán también de acuerdo a sus intereses, a las posiciones de poder que recibirán dentro del partido o en futuras administraciones según esté al frente un candidato u otro, y ahí Merz tiene más que ofrecer y ha trabajado más intensamente el terreno», explican fuentes conservadoras.

El tercer candidato es el actual ministro de Sanidad, Jens Spahn, que apenas tiene posibilidades pero que puede definir el final de la reñida disputa entre los dos anteriores cuando entregue sus apoyos a uno de los dos. La dirección actual del partido está convencida de que volcará su peso del lado de Kramp-Karrenbauer.

Ante la polarización de los apoyos, el partido se deshace en estas últimas horas antes del congreso en llamadas a la unidad. «Es muy importante cerrar filas, que sea cual sea el resultado el partido permanezca unido», ha dicho Kramp-Karrenbauer en una entrevista publicada por el Morgenmagazin de la ZDF. «Creo que todos sabemos que vivimos en una democracia, que conocemos la libertad de opinión y la libertad de prensa», disculpaba en cambio la canciller Merkel las declaraciones encontradas de partidarios de unos y otros candidatos. El pulso por la sucesión de Merkel ha polarizado a los conservadores, acostumbrados a liderazgos fuertes y ahora divididos entre el continuismo y el giro derechista. «Wolfgang Schäuble rompió el silencio, así que ahora puedo decir yo que estoy convencido de que con ella tenemos más opciones de cohesionar a la CDU», ha reprochado el ministro de Economía, Peter Altmaier, que expresó así su apoyo a Kramp-Karrenbauer después de que Schäuble se pronunciase a favor de Merz.

El hecho de que ambos candidatos lleguen prácticamente empatados a la votación mantiene también una máxima expectación en el seno de la gran coalición que gobierna en Berlín. El pacto entre conservadores y socialdemócratas ha estado marcado por los disensos desde que logró formarse el pasado mes de marzo y se perfila complejo un reparto armónico de poderes entre Merz y Merkel, al frente del partido y del gobierno, respectivamente, si es él quien se hace con la dirección de la CDU. Merkel ha optado por mantenerse neutral durante las seis semanas que ha durado la presentación ante las bases de los aspirantes a lo largo de ocho conferencias regionales del partido, aunque su apoyo a Kramp-Karrenbauer es un secreto a voces. Lo único que ha afirmado reiteradamente es que no cree en las designaciones desde arriba, entre otras cosas porque por experiencia propia sabe que éstas fracasan, por lo que considera que la decisión y la responsabilidad recae en los 1.001 delegados, cifra tradicional de representantes de la CDU en todos los congresos federales.

What do you think?

0 points
Upvote Downvote

Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Loading…

0

Comments

0 comments

Alarmante aumento de pobres y «sin techo» en Brasil

López Obrador autoriza una Comisión de La Verdad para resolver el caso Ayotzinapa