in

Ciudadanos rompe con Valls en Barcelona por su apoyo a Colau

Arrimadas rechaza las críticas de algunos de los fundadores del partido por la derechización de la formación

Ciudadanos rompe definitivamente con Manuel Valls. Tras muchas discrepancias, la dirección nacional ha decidido este lunes poner punto y final a su relación con la plataforma del ex primer ministro francés en el Ayuntamiento de Barcelona y formar grupo propio. La decisión de Valls de apoyar el pasado sábado la elección de Ada Colau como alcaldesa en contra de la voluntad de la cúpula naranja ha terminado por resquebrajar la confianza en el francés.

«Nos reiteramos en nuestro criterio de no votar a Colau. Hay muy poca diferencia entre votar a Colau y a Ernest Maragall», ha asegurado la portavoz Inés Arrimadas, que ha puesto como ejemplo la primera decisión de la regidora catalana de volver a poner el lazo amarillo en la fachada del Ayuntamiento.

Los tres concejales de Ciudadanos se desligarán de Valls y de los otros dos independientes (Celestino Corbacho y Eva Parera) que conformaban la plataforma con la que se presentaron a las elecciones municipales el pasado 26 de mayo. «Hemos decidido tener voz propia», ha remarcado Arrimadas.

Fuentes del partido insisten en que la dirección ya había trasladado al ex primer ministro galo su oposición a que apoyase a Colau, aunque esa decisión supusiese entregar el Ayuntamiento de Barcelona a manos del independentismo. Las diferencias hasta ahora se habían podido solventar, pero estas mismas fuentes apuntan a que tras el respaldo a la líder de los comunes no hay vuelta atrás. «La discrepancia no la hemos negado nunca, es una discrepancia muy importante en un tema muy importante», ha aseverado la portavoz de Ciudadanos.

Según ha explicado Arrimadas, ha sido el secretario general José Manuel Villegas el encargado de comunicárselo a Valls tras la reunión del comité permanente de Ciudadanos.

Críticas

El francés ha sido una de las voces más críticas contra Albert Rivera y la derechización de Ciudadanos. La relación se empezó a torcer después de la manifestación de Colón contra el Gobierno de Pedro Sánchez, en la que participaron PP y Vox. Desde entonces Valls ha cargado una y otra vez contra la cúpula naranja por echarse en manos de la formación de Santiago Abascal, primero en Andalucía y ahora en Madrid.

No ha sido la única voz crítica. En los últimos días han sido algunos de los fundadores de Ciudadanos los que han alzado la voz contra Rivera y su círculo por el escoramiento hacia la derecha de la formación. El pasado viernes era Frances Carreras, quien arremetía contra el líder de los liberales en El País por «anteponer supuestos intereses de partido a los intereses generales de España».

En su opinión, la decisión de la dirección de no facilitar la investidura de Sánchez va contra la «trayectoria» de Ciudadanos y, por ello, Carreras reclamaba a Rivera «rectificar». Pero la cúpula naranja ha decidido desoír las críticas y mantienen su 'no es no' al socialista. «tendríamos un tsunami de críticas si le diéramos apoyo. El 'sanchismo' es malo para España. Es capaz de negociar con JxCAt y Esquerra», ha aseverado Arrimadas.

What do you think?

0 points
Upvote Downvote

Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Loading…

0

Comments

0 comments

Colau vuelve a colgar el lazo amarillo de la fachada del Ayuntamiento de Barcelona

Sánchez, dispuesto a ir a la investidura sin apoyos cerrados